20 noviembre 2006

Coyote. Ganas de hacer el indio

Hay un tipo de juegos en los que caes, te lo explican, casi no te lo crees. Pero una vez estas jugando disfrutas como un bestia, luego niegas el haber jugado. Pero alguien hizo una foto...


Y es que si hablamos de Coyote de Kildut Game, el tema de la foto es imprescindible. Estamos hablando de un juego en que cada jugador asume el papel de un explorador en busca de indios que otear. Para esto cada jugador debe hacer lo propio, es decir el indio, o lo que es lo mismo, coger una cinta de color con un velcro a la cabeza, colocarse una carta y todos los "coyotes" que vaya ganando a lo largo del juego. Por supuesto todo ello acompañado por un colores la mar de chillones.

Por si esto no es hilarante, la sencilla mecánica del juego provoca no menos risas. Porque no solo es el desarrollo del juego lo que provoca situaciones muy divertidas, si no también ver la cara de los otros jugadores cuando se percatan que algo no esta saliendo tal y como ellos esperaban.
Pero vayamos por partes, como dijo...bla bla bla...(ese que todos sabemos)

>>Que lleva dentro_
Una vez abierta la caja de 23x23 cm. nos encontramos con el libro de reglas, que para un juego independiente del idioma, sorprende que entre las lenguas este el español. Además del inglés, alemán, italiano, holandés, japonés y koreano (eso es poco). Lo siguiente que sigue es:

>> 6 cintas de colores_ para los seis jugadores (que detalle) en colores: azul eléctrico, azul marino, rosa, verde campo alegre, rojo y un discreto negro (mas conocido como el jugador ninja)
>> 6 cintas de velcro_ que deben pegarse a las cintas, que sirven para pagarse los coyotes
>> 18 marcadores de Coyote_ que marcan nuestra desgracia
>> 18 botones de velcro_ que sirven para pegarlos a los coyotes, que se pegan a la cinta de velcro pegada a la cinta de colores.
>> 6 fichas especiales_ para utilizar las reglas opcionales.
>> 36 cartas_ Divididas en cartas básicas y cartas especiales

Aquí un coyote aquí un indio

>>Coyote o estas nominado, la mecánica del juego_
Lo primero que hay que hacer es atarse la cinta de colores a la cabeza, de esta manera empiezan las primeras risas, y después del mazo central de cartas, previamente mezcladas, coger una SIN MIRARLA y situársela entre la frente y la cinta, de tal manera que puedas ver todas las demás carta de los jugadores menos la propia.

Según las reglas empieza en jugador que mejor imite un coyote riéndose (pa eso estamos a estas alturas, vamos hombre).

Por turnos, cada jugador dice un número de indios que ve, o sea la suma de los valores de las cartas, el siguiente jugador puede creerse este número y decir un número superior y pasar turno o no creerselo. Para esto dice. "¡Coyote!" lo que provoca que esta ronda se acabe y se muestren todas las cartas para comprobar el resultado final.

Si el valor total es igual o mayor que el último valor declarado, ese jugador gana y hace que el anterior gane un "Coyote".

Si el valor es inferior es el jugador que ha dicho "¡Coyote!" quien se lleva el Coyote.

Con tres coyotes pegados en la frente, el jugador queda fuera de juego. Y señores, el modo de ganar este juego es como en los inmortales, solo puede quedar uno.

Respecto a las cartas están creadas con toda la mala leche del mundo. En todos los sentidos, primero porque siendo un elemento que debe de estar en contacto con la frente, y en muchos casos sudada, son imposibles de proteger de alguna manera, ni por tamaño ni por material utilizado. Bueno, es lo que es... Y por otro lado por las demoníacas cartas especiales.

Tenemos unas cartas básicas, con valores de 0 a 20 puntos, distribuidas tal que así:

>> Cuatro de valor 0, 1, 2, 3, 4 y 5
>> Tres de valor 10
>> Dos de valor 15
>> Una de 20

Luego viene la caballería, que son cartas de valor negativo: dos de valor -5 y una de -10.

Y por último las "deliciosas" cartas especiales, alegría y gozo de todos los jugadores. Estas cartas aplican modificadores especiales al resultado final.

La carta x2, el jefe indio, multiplica el valor de las cartasss... x 2.
La carta -Max, LA india, quita la carta de valor más alto de la puntuación final
La carta ?, el Tepee o tienda india, no tiene valor, al final se saca un carta sorpresa del mazo central
Y, la carta 0, anochecer, no suma nada, pero provoca que la pila de descartes se mezcla con la baraja y todas vuelvan a entrar en juego.

Visto lo visto ¿Entendéis el por qué este juego provoca tantas risas? Siempre falta un dato, ahí esta la gracia, por supuesto, pero si además ese dato provoca la absurda estupefacción del jugador al ver la cara de los demás al decir su número. El juego entonces esta servido.


Mi primera partida de Coyote en el Queimada

>>Conclusión, que no es gerundio_
Para mí, Coyote, puede meterse dentro de ese maldito saco de los Party games, pero se salva con bastante dignidad, de hecho de sobras y todo. Es muy divertido, muy sencillo, pero en absoluto nada tonto. La lástima es que sea solo para seis jugadores, pero supongo que hacer los cálculos con más cartas sería un verdadero infierno.

pd: no juguéis con Xavi Garriga, impertérritamente siempre dice 25...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada