26 abril 2007

Eramos pocos, pero se parió el meeple

Últimamente no salgo de mi asombro, y es que si por allá el veranito del 2004 sufrí mi gran boum de los eurogames, con tardes y tardes de partida tras partida en casa de aquí el colega de bitácora, lo que se me avecina y se me ha echado encima este pasado año es realmente tremendo.

Suelo acordarme de las quejas de las pocas traducciones de los juegos al español, de tener que recorrerme BGG en búsqueda de noticias frescas y geeklist que me descubriesen un juego nuevo, o simplemente darme una vuelta por los antros de vicio de mi ciudad (Barcelona) anotarme los nombres de los juegos y buscar info después para ver si merecía la pena. (vale, esto lo sigo haciendo)

Ahora mismo el panorama en España es, apabullante. Sí, vale, muchos podéis desear muchísimos más juegos, pero yo encuentro que actualmente no tenemos motivos de quejas. La cascada de novedades que se avecinan este año hace que el pasado 2006 sea una mera chiquillada, no solo por cantidad sino también por el desembarco de auténticos pesos pesados. Les deseo muchos ánimos al jurado del Premio Juego del Año en España, lo tienen realmente chungo...

Además al aficionado profundo se le tiene en cuenta, ejemplos tenemos en la BSK, que se esta convirtiendo en una especie de vórtice incluso para las editoriales, tanto de manera abierta y honesta como de manera "soterradilla". Vamos como dice la frase: Dejad que hablen de mí aunque sea de mala manera.

Esto tiene visos de industria gorda, de generar dinero, y esto quiere decir que no solo tendremos y ya tenemos los juegos buenos, los representantes máximo del vicio sino que incluso si esto sube y sube podemos ver editados juegos en español que ni Santa Rita imaginaba. Por no decir que muchas otras editoriales extranjeras han oído el tilín del español, esto marcha colegas. Llegando al último paso sería la edición de juegos en España por autores españoles...mmm... ooops, esto ya se produce. Ostras, ostras, ¿estamos en el último paso?

En el terreno personal se me avecinan muchas movidas, sobretodo en Octubre, Córdoba de buenas a primeras y este año no me sacan de ahí ni rascando fuerte, me voy a poner Loctite en las suelas de las chirucas. Luego a la semana siguiente Essen (que según veo en mi Essenómetro me falta 175 días... ¡coñe solo 175!). La última semana de Octubre no seré persona. Y tirando para atrás, en Agosto he tenido la suerte de ser invitado a unos encuentros lúdicos de estos de hacen los franceses (gracias Oriol), espero probar de nuevo el pollo a la Cordon Bleu que me dejó "hipstopefacto" saboreándolo

Y espero que muchos viajes más, muchos amigos más y muchas partidas más.



Vamos que no somos pocos... ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada