07 agosto 2007

Fire&Axe. La furia de los vikingos

El mundo se esta volviendo loco, y es que si hasta hace poco los eurogamers estábamos tranquilos (bueno, están los grognards, pero eran como un coto privado), desde hace poco la respuesta vino en forma de término: ameritrash (que por cierto suena a grupo heavy). Podía hablar también de los abstractos, pero a esos les hacen ordenadores muy muy caros para que disfruten del juego y acaben en tablas. Así que esperando a que alguien se saque de la caja un nuevo "palabro", tenemos juegos que, si me permiten la expresión, casi podríamos llamarlos eurotrash... (¿Heavy? ¿Euro? esto me suena a cuenta atrás). No, no os espantéis, no es nada malo, es coña...

Bien, después de ganarme las simpatías de varios sectores, pasemos al asunto. (paso a escribir desde debajo de mi escritorio)


Fire&Axe, es un juego basado en las Sagas Vikingas creado por los Ragnar Brothers, señores ingleses que anteriormente editaron este juego bajo en nombre de Viking Fury, tanto el nombre como la presentación no dejaba de tener ciertos aspectos curiosos. El primero porque te hacía esperar una autentica invasión vikinga y disfrutar como un enano ebrio de hidromiel, cosa que a pesar de ser posible, no era tampoco la principal acción que te llevaría a la victoria (enanos y vikingos, me pregunto en que estoy pensando). La segunda curiosidad era su "tablero", aunque más bien debería decir Mantel de juego, ya que el mantel era de tela , con una aspecto sobrio en colores grises y naranjas. En la edición de la que os hablo, de Asmodée Editions, se ha mejorado uno de estos aspectos y el otro (que yo sepa) sigue igual, porque ¿Para que tocar algo que funciona? Bueno, de hecho hay algunos cambios, pero se reducen a más cartas para ganar algo más de variedad en el juego. Aquí algunas voces dicen que añade más caos... bueno, ojos que no ven...

Todo lo que trae
La verdad es que cuando se abre la caja y si uno mantiene aún el espíritu de un crío pequeño las palabras que se le vienen a uno a la boca son: "¡Haaalaa, como mola!", y es que sí, abrirlo es un gustazo. El juego esta muy cuidado en cuanto a componentes, empezando por un manual que despista enormente con tanto dibujito y adornito, pero que no le quita ningún mérito al texto, y siguiendo por un exquisito mapa que muestra Europa con sus mares, sus costas y sus "anchos rios" (ahora os explico esto). Luego vienen las ciudades y los vikingos de plástico, unas piezas muy bonitas y trabajadas llenas de detalles. Total, que el juego te entra por los ojos y cuesta bastante dejar de mirarlo, los de Asmodee han hecho un magnífico trabajo desde luego.


Los poblados y ciudades de Fire & Axe

El delicioso mapa que es mucho más grande que la imagen. (y no, no tiene nada raro este mapa. esperad coña)

De cómo invadir Lindisfarne y no perder en el intento
Fire & Axe es un juego relativamente sencillo para el jugador medio, pero lleno de detalles. En cada turno se pueden hacer muchas cosas, tomar un montón de decisiones, aplicar varios modificadores a las acciones o verse limitados por las reglas. No obstante el juego es agil y rápido y con bastantes dosis de emoción (vale, se me nota que me gusta).

El objetivo principal del juego es completar cuanta más sagas vikingas mejor. Las sagas son una cartas que indican un tipo de misión a cumplir de las tres existentes, a saber: Comerciar, Arrasar o Asentarse en los lugares que indica las sagas. Y ojo, aquí viene una de las sorpresas del juego, a pesar del tema a lo vikingo es conveniente tener en cuenta que no solo de la invasiones vivían, ya que también tenian otras necesidades, no os llevéis a engaño. Adicionalmente estas sagas están divididas en tres naciones vikingas: Noruega, Dinamarca y Suecia, esto es importante para las puntuaciones finales, ya que los puntos por completar sagas se asignan por mayoría de cartas de una u otra nación. Evidentemente también se consiguen puntos por comerciar, arrasar y asentarse... así que tenemos un buen montón de factores a tener en cuenta. Estas sagas conforme se completan se van substituyendo por otras nuevas del mazo de sagas, que a su vez determinaran el final del juego.


Las sagas tal y como se disponen en el tablero
Aprovechando la imagen de ahí arriba os hablo de otro factor importante en el juego. Cada turno de un jugador corresponde a una semana con sus siete días, días que se consumen cargando mercancías, para completar las sagas de comercio, o subiendo hombres a los barcos, que sirven tanto para completar sagas de arrasar ciudades como crear asentamientos, determinando mediante una tirada de dados el éxito o fracaso de la empresa. También se consumen días robando una tipo de carta llamada Cartas de Runa que viene a ser eventos varios que afectan al juego. Todo esto se va marcando en el marcador de días que viene justo debajo de las sagas.

Y claro, luego tenemos nuestro barco... y digo barco no Drakkar, y que esto sea así tiene su explicación en el manual del juego que aportan algunas curiosidades sobre la cultura vikinga.

Porque con el barco cargadito de mercancías y hombres vamos desplazándonos por el mapa intentando cumplir las sagas mostradas. Cada jugador tiene un barco y una ficha donde marca todo aquello que lleva dentro.

En este caso partimos con solo dos "sagaces" vikingos.

Así pues el juego se va desarrollando entre navegar, llegar a puerto, realizar las acciones pertinentes y ser más rápidos que los demás jugadores para ser el que mayor número de sagas complete. Pero ahí no acaba todo, hay muchas más en tener en cuenta, como los días buenos de navegación, que nos pueden hacer perder hombres y mercancías, las mentadas cartas de Runa que los demás jugadores pueden jugar en contra nuestro, etc.. etc, demasiado para que quepa todo en un reseña, si tenéis la oportunidad jugad al menos una partida, os lo recomiendo.
 
ConcluyendoTal y como he dejado intuir en la introducción en este juego se mezcla muy bien la mecánica de gestión típica de un eurogame como la simulación de los ameritrash. Gestión ya que debes anticiparte a los movimientos de los demás así como tener en cuenta tus propias limitaciones que tienes en cada turno, provocando a la postre una interesante interacción entre jugadores, y simulación ya que la mecánica esta al servicio del juego y no se podría entender fuera de este. Por otra parte tenemos en los dados, que determinan el éxito de una invasión o asentamiento, el factor suerte que tanta emoción da a muchos juegos.

Todo esto y más en apenas una hora y media de partida o dos, depende de la habilidad de los jugadores. Algo realmente asombroso para un juego con tantos detallitos y cositas a hacer por turno y que te deja con ganas de más y algún que otro grito vikingo a media partida.

Pd: sí, eso que parte Europa en tres pedazos son ríos, pero era necesario que fuesen anchos para hacer pasar los barcos...*ejem*

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada