28 octubre 2009

War On Terror, balaclavas, polémicas y petardos

Bueno, después de mucho tiempo vamos allá, a ver si no he perdido práctica con las reseñas...

Decia yo que ando un poco harto de tanto meeple, tanto cubito y asombrosas mecánicas que últimamente lo que tienen de asombrosas es la manera de repetirse, ya sean puestas en mano o puestas en el tablero. Es como cuando ese crítico de cocina especializada harto de ir a los mejores restaurantes para poner estrellas, decide entrar en un Burger King y meterse una embrutecedora hamburguesa. Aunque siempre le cabe la posibilidad de ir a Foster Hollywood, que quizá se le antoje de más clase (al menos te piden si la quieres poco hecha, al dente o quemada). Al final, harto de repetir lo único que te llama la atención son las emociones fuertes y el riesgo.

O bien las cosas simples pero directas, que en lugar de presentarse con gran lujo de detalles y con adornos de la época de los reyes absolutistas o la era del descubrimiento, no se andan con puñetas y te plantan lo que es delante de los morros. Insolentes... ¿como se atreven? no puedes comparar unos calzoncillos Calvin Klein a los Abanderado de toda la vida, ni a mi con sus modelos... pero ese es otro tema.

Me estoy enrollando (se nota que tenía ganas)

Bien...hará unas semanas, en las 24 horas de Sabadell, se me presentó la oportunidad de jugar a War on Terror un juego de TerrorBull Games para 2-6 jugadores, cuyo tema es tan simple como complejos los tiempos que vivimos: Guerra al Terrorismo. Pero en lugar de plantarnos a algo digno de GMT o motores de cartas (mmm, casi, casi) lo que nos cae encima es algo como esto:

waronterror portada

Sí, todo eso cabe en la portada

Desde luego no es un Mike Doyle, y ni por asomo el tamaño de un Alea. El juego trataba de la situación actual desde lo que podría decir un enfoque petardo. Con toda la coña, ironía y disparate que se merece el asunto. En War on Terror, todos los jugadores son Imperios Capitalistas dispuesto a hacerse con el control del mundo eliminando todo tipo de terrorismo. Pero ¡cuidado! el Eje del Mal esta también dispuesto a meter caña, por no hablar de la multitud de terroristas saboteando y liberando el mundo del Imperio capitalista. Como veis algo muy serio, el humor. Para los más veteranos yo comparo en cierta medida War on Terror con un clásico como es Junta, aquí llamado Golpe. Un juego de golpes de estado en una república bananera, editado en el año 1978 de cuando Jimmy Carter firmaba los acuerdos de Camp David, en Nicaragua los sandinistas ocupaban el Palacio Nacional y en la tele estrenaban Dallas. Un juego que permitía emular los tiempos y hecharse unas risas. Aquí lo mismo, pero encima con polémica... sí, os voy a entretener un rato más dando vueltas...

Golpe (junta)

Los de Borrás aquí se dejaron algo... un juego de intrigas, poder, revolución y puñaladas
traperas deberían haber puesto, que eso parece algo a lo Herencia
de tia Agatha, leches.

Pues bien, War on Terror fue noticia en las noticias (jaj) no en las nuestras evidentemente (esto es un juego señores), si no en su país de origen Inglaterra y en otras partes, pasaros por la sección de enlaces en BGG y veréis, por ser un juego que exaltaba el terrorismo... en este punto veo madres temerosas, niños enganchaos a MMORPG, reverendos levantándose las sotanas y ministros en calzoncillos. Un simple juego podría echar por tierra todo un sistema educativo basado en el concepto de: lo que no sepas no te podrá hacer daño. Y encima de todo esto una Balaclava con la palabra EVIL, en letras rojas bordadas en fondo negro. Este elemento fue el motivo por el cual el cuerpo de policia de Kent retuvo una copia de este juego diciendo que: "could be used to conceal someone's identity or could be used in the course of a criminal act" Lo que quiere decir: "que podría ser utilizada para ocultar la identidad de alguien o bien para cometer actos criminales", esta claro que fue la palabra EVIL lo que les dio la pista... creo que voy a esconder mis calcetines, las medias de mi madre y mi cortauñas. Ciertamente, el juego triunfo...

Así pues ¿Que tenemos? por de pronto una bonita Balaclava, esta máscara lo usa el jugador que es el Eje del Mal (no importa que sea capitalista). Una caja de 50cm de largo, por 25 de ancho y unos... 6 cm de alto. No os cabe junto a los demás juegos de vuestra Billy, será encima si acaso. Tenemos también cartas, para ambos bandos el Capitalista y el Terrorista, unas cartitas de ayuda, un bloc de de Mensajes secretos (con lápiz), instrucciones, un apéndice a las cartas, unos dados (uno de ellos especial), dinerito de ese de papel de colores que tanto os mola (y me niego a jugar a esto con fichas de poker, quiero mi pasta gastada), el bonito detalle de una bolsas ziplock para guardarlo todo (no os quejéis), un potito tablero doblado el tres partes y... ¡plástico!... sí, fichas de PLÁSTICO, de colores, unas pequeñas, unos pivotes y unos conos deee?... PLÁS-TI-CO, y sí, me encanta que sea de plástico. Símbolo del materialismo y extraído del petróleo... bueno, no, pero por ahí va el asunto, de polímeros, y bueno, sí, unos cuantos marcadores también...

War on Terror componentes

Y por fin... una vaga idea de como se juega. Si queréis saber exactamente como se juega hay unas instrucciones muy majas en su web que lo explican todo, con todo detalle. Aquí solo unos apuntes.

En un turno, siempre que se sea capitalista, al cosa es tan sencilla como tirar el dado de Acciones (oh, dioses, es a suerte), que determinará el número máximo de acciones que podemos hacer, que van de 2 a 4 y el dado es de 6 caras, y unos "eventos" adicionales señalados con unos símbolos. Robar carta, mezclar los descartes o lo más interesante darle a la ruleta para ver quien es el jugador encapuchado hasta que vuelva a salir ese evento. Este jugador tendrá acceso a las cartas de terrorista para ir preparando posibles represalias. Dicen que es obligatorio jugar con la balaclava puesta, pero la verdad es que aprieta bastante y acaba por agobiar un poco, pero el detalle es gracioso.

Se roban dos cartas de imperio y hale a jugar el turno, podemos desarrollar nuestro imperio construyendo, mejorando o adquiriendo nuevos territorios, podemos jugar todas las cartas que queramos y comprar nuevas. Estas son las que realmente causan pavor en el tablero y que bien vistas están cargadas de crítica y sorna.

Cartas War on Terror

Como veis nada que ver con Pokemon... espero

La cosa es tan disparatada, bueno, no tanto que tienen su qué, que el en apéndice de cartas, donde se aclaran algunos efectos. Vienen unas plantillas listas para crear nuevas cartas e incluso enviarlas a los chicos de TerrorBull, también admiten fotos con la Balaclava. Ah sí, por cierto esa carta roja de en medio corresponde al mazo de los terroristas ¿Y cuando juegan los terroristas? es más ¿Quien es Terrorista? (la pregunta tiene miga), pues bien principalmente, aquel que quiera serlo, así de simple. En cualquier momento del juego un jugador puede declararse como tal y aplicar los debidos efectos. Claro, también puede darse el caso de que entres en bancarrota o bien que todos tus desarrollos (las fichas de colores) hayan sido destruidas, es decir no tengas ni una en el mapa.

Y ahora viene algo curioso, todo aquel que tenga cartas de terrorista puede activar las fichas negras, sí, esas son los terroristas, e incluso un Imperio puede comprar fichas negras y situarlas en el tablero o bien en sus campo de entrenamiento (su reserva), lo que viene a ser una financiación del terrorismo, lo malo es que se puede volver en tu contra (¿de que me suena?). Cualquiera puede mover esas fichas. Pero lo realmente curioso es que los jugadores que son terroristas juegan todos un mismo turno, con un objetivo diferente al los Imperios y con algunas características propias.

Y por último en un turno, petroleo... que es de donde se gana la pasta del Banco Mundial del Capitalismo, sí, así como suena. Las cosas por su nombre. En un sistema tipo Catán, si algo funciona ¿para que tocarlo? y no, no hay ladrón. Ah, todos los billetes van en millones...claro.

Partida War on Terror

La clásica foto de partida en curso

Puedo decir que War on Terror no es el definitivo juego de gestión de recursos, tampoco es el último Hype, pero me atrevo a decir y temo decirlo que para según que ocasiones y personas entra más por los ojos (de hecho es todo un asalto) que cualquier otro. Tiene toda esa estética cutre y chillona tan apreciada en según que puntos de ventas. Tanto sirve para un chino como para una tienda friki. Y es de ese tamaño ideal para hacerse notar.

Por otro lado, por decirlo claro, el juego es una petardada y para nada destinado a los rankings y notas altas, pero eso no le quita algunos méritos e ideas divertidas, como el uso de los terroristas. No era la idea de Andrew Sheerin y Andrew Tompins sus creadores llegar a tanto, pero si representar sobre el tablero lo absurdo de la situación política derivada de la Política de War on Terror o Guerra al Terrorismo, creo que lo han conseguido. Es un juego sencillo, alejado de los Mainstream habituales y que, jugado como debe ser, sin ningún tipo de preocupación puede resultar incluso refrescante.

¿Queréis saber mas? ahí os dejo un vídeo




Y unos enlaces

>> ¿Qué ha dicho la prensa?
>> ¿Qué dice la Wikipedia?
>> ¿Qué dice la gente en el grupo de Facebook?
>> Y por supuesto: la ficha en BoardGameGeek

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada