04 noviembre 2010

La Resistencia, sabotajes dentro de sabotajes

Se acabo el suspense... *ejem*...

¿Estas harto de que siempre te linchen en primero en los hombres-lobo sólo porque llevas una tupida barba? ¿Estas harto de mirar que tipo de enano eres cada dos por tres para luego cagarla ayudando a los buenos cuando eres un patético saboteador? ¿Estas harto de convertirte en una asquerosa "tostadora" en la segunda vuelta cuando has defendido como un valiente toda la nave tu solo durante la primera?

Entonces sólo te cabe... Resistir. (o no...)

Y precisamente de eso, en todos los sentidos va La Resistencia, de Don Eskridge, un juego para 5 a 10 jugadores, editado por Homoludicus. Ya  sea porque tienes que aguantar tu discurso toda la partida, porque aquí todos "juegan" desde el principio hasta el final, o porque precisamente de eso va el juego, de un grupo de gente que forma La resistencia contra un imperio galáctico despótico que quiere domeñar a todos, pasando al grupo por la piedra, para eso se sirve de agentes infiltrados entre los buenos. Cada turno se va de misión, cada turno el líder de la misión elige quien va, cada turno se decide si molan o no, se discute y por fin se va al tajo. Que salga bien o no depende de cada jugador, si vota o no por el éxito o por el fracaso de la misma, y con estos resultados se monta unos pollos que pa'que.

El juego, podría decirse que es un refinamiento/combinación de diferentes ideas de otros juegos, de ahí la preguntitas del principio (a que soy ingenioso? lo sé). Es un juego rápido, en el cual no paras de preguntarte cosas y de defenderte de las acusaciones de los demás. Tal y como se hace en los hombres-lobo, pero aquí nadie lincha a nadie. Aunque eso sí, como te caiga el muerto vas listo para ir de misión pero siempre puedes "echar mierda" sobre otro jugador (que soez soy a veces, lo sé). Como ganan los buenos o como pierden depende solo de que tres misiones tengan éxito, mientras que los malos malosos ganan saboteando tres misiones con éxito... bueno, estos también ganan si los de la resistencia, son tan cabrestos y paranoicos que no se pongan de acuerdo en quien va de misión durante cinco rondas. Es lo que tiene ser un rebelde, que siempre hay alguno que quiere mandar más que nadie y los otros se rebotan.


Los de la izquierda son espías, los de la derecha "resistentes",
ambos grupos mas chulos que un ocho

Pero vamos a lo que a los frikis les mola, los detallitos, cartitas, fichitas, maderitas (counters para los wargameros) tablerito, cajita... las cartas son gofradas, tamaño funda ni idea, que entre quimeras y demás tamaños se necesita un master para saber como puñeflas se llaman, fichas de madera bien hermosas para marcar éxitos o fracasos, reglas con ampliación y las debidas cartas para darle mas enjundia al juego, una caja que cabe en la palma de la mano un poco abierta, dos dedos más ancha que cualquier smartphone (toma ya que comparativa, abajo os pongo foto por si no lo pillais), una bandejita de plástico con niveles que es de un pijo enorme, y un tablero que es sorprendentemente rígido y bueno, ya quisieran otros tener esta calidad. Como arrees fuerte con esto haces daño. ¿Un detalle? aquí va.


Ahí, ahí... forrado del bueno, cartón bien gordito y
gofrado (que tendrá este término que da hambre coñe)



Todo, todo, todo.... Bueno, las instrucciones en portugués las he dejado debajo de la bandeja

Vamos que para ser un juego que en un principio fue publicado directamente en web por su autor menudo toque le han dado al publicarlo. Una de las cosas que más me ha gustado cuando he jugado ha sido la idea de como solucionar la eliminación de jugadores. Todos aquellos que habéis jugado a Galactica y que juguéis a The Resistance, encontraréis mucho parecido en sus sistema de votación para saber si una misión tiene éxito o no, quitadle complicaciones varias de colores y valores y ¡¡tadáaa!!, así se decide. Este tipo de votación puede levantar muchas sorpresa depende de como se haga, esta claro que si en una misión alguién vota por el fracaso de la misma, fijo que hay un agente maligno, pero tranquilos, todo son sospechas infundadas, los votos son secretos y nadie sabrá exactamente quien ha votado qué (o sí).

Esto da pie a lo mejor del juego, las señoras discusiones que saltan entre jugadores y es que tu levantes sospechas sobre tu lealtad no te expulsa del juego, bueno, quizá no te elijan para hacer más misiones, ni siquiera para designar quien va de misión, pero puedes liarla parda acusando a otros, la clave es meterse en el juego. He visto autenticas obras maestras del engaño jugando al igual que caras de perplejidad.

Podría parecer un juego muy friki, pero no. Es un buen juego sencillo, con cuatro reglas de nada, que claro puede complicarse si se quiere que para eso lleva expansión y reglas adicionales. Éxito seguro.


Los pelicos son míos, sí. Pero la caja de Homoludicus

6 comentarios:

  1. <span>Ya me has picado... acabo de leer la reseña y me he tirado a ver donde lo venden... y me llevo la desilusion de ver que esta en pre-order en el mejor de los casos, que en otros sitios ni lo tienen en catalogo.</span>

    Una pinta impresionante... ¿Para cuando estara disponible?

    ResponderEliminar
  2. Dentro de poco, dentro de poco. Esto es como el iPhone, vais a tener que hacer cola enfrente las tiendas XD

    (Tanto pica?... bueno, la verdad es que el juego se lo merece) jijiji....

    ResponderEliminar
  3. <span>Pelicos aparte, es un verdadero placer leer reseñas lúdicas como ésta... una pena que uno no tenga tantos amigos como para que este juego vea mucha mesa.</span>

    ResponderEliminar
  4. <span>coñe, no digas estas cosas... juer, parece un drama. </span> :'(

    <span>Me place que te plazca la reseña. </span>

    ResponderEliminar
  5. Jordi Berges4:43 p. m.

    <span>Muy buena reseña, sobretodo el principio que resume perfectamente el porqué del juego. Te la he puesto en mesadejuegos como link externo.</span>

    ResponderEliminar
  6. David Arribas4:29 p. m.

    <span>El no tener eliminación ya es un plus, puede ser un juego interesante para grandes grupos.</span>

    ResponderEliminar