19 agosto 2008

>> Pandemic. La cosa se pone mala_

Ya tienen razón los expertos y los...**Coff!! COFF!!!**... ¡ay! que tos, perdón. Que ya tienen razón los entendidos en esto del juego, al final llegas a jugar a tantos juegos y son tantos los editados, que poco a poco te das cuenta que cosas que antes te sorprendían, ahora ya no. No te alucinan esas fichas de colorines y los reglamentos los miras con aspecto ceñudo a ver que te cuentan esta vez. Para mas inri, encima, le empiezas a encontrar el gustillo a juegos sencillos con pocos elementos y dos reglas bien paridas... *coff*, total... que cuesta encontrar algo que te sorprenda. Sí, que hay juegos divertidos y tal, pero no te sorprenden...

Y eso, exactamente eso, pero al revés me ha pasado con Pandemic de Matt Leacock Z-Man games. Sinceramente para mí uno de los juegos más chulos publicados últimamente...Aaarc!! **¡coff, coff, coff...COFF!!!**... (redioses, ¿que puñeflas me pasa?). Y encima, gajes del oficio, me entró primero por lo ojos, porque Pandemic tiene un gran aspecto gráfico y realmente se diferencia del resto.

Y que pasa en...**coff, coff** (joer, cada vez peor, a ver si no podré terminar la reseña). Que pasa en Pandemic. Pues esta claro, Pandemias, jugamos en un tablero que representa todo el mundo, con varias ciudades y conexiones entre ellas. Mediante unas cartas de contagio se iran desarrollando cuatro enfermadades, malas malas pero que muy malas, que iran esparciendose cual mantequilla sobre tostada por todo el mundo. Nuestra misión es encontrar la cura y si es posible erradicarlas entre todos. Como esta claro Pandemic es un juego colaborativo, y desde luego lo consigue como pocos (y tampoco le hace falta un traidor) no te das cuenta y enseguida estas mirando como optimizar tus movimientos con los demás para ganar al juego, mientras que el juego con una mecánica de espanto de chula y sencilla se encarga de hacerle...**coff, coff** la puñeta a los jugadores (y de que manera).

Las pandemias se dividen en cuatro tipos: roja, amarilla, azul y negra. Total ¿Para que ponerles nombres si al final todo el mundo le llama por su color?. Y cuentan con un número limitado de cubitos de madera del mismo color, esto... .... *co... coff...ay* (me duele el esternon, fijo, algo he pillado). esto determina uno de los posibles finales del juego (vamos que gana el juego) cuando sobre el mapa estan colocados todos los cubitos de un color Pandemic gana. Hay más finales ¿eh?

Para colocar estos cubitos estan las cartas de infección, que indican un color y una ciudad, ahí se pone un cubito... lo jodi***COFFF*** do, es que cada ciudad tiene un límite de tres cubitos a la que se pone un cuarto hay un brote (y un "rebrote" de los jugadores) lo que provoca que en cada ciudad conectada con esta se pone un cubito adicional... y no digamos si en una de estas ya hay tres cubitos, entonces si que es un buen rebrote...(y los jugadores les pilla un... un... *COFF!!*) y la cosa empieza a extenderse a más ciudades. Vamos, un sistema sencillo, rápido y que simula muy bien un contagio a lo bestia. Por no hablar que esto hace bajar los cubitos a un ritmo alarmante de verás, con lo que los jugadores se les pone el mal de San Vito y casi no pueden quedarse quietos en sus sillas (aquí se oyen los primeros grititos de terror). Otro límite del juego, los brotes son peligrosos porque sí.

Así de pocholo queda el tablero jugandose

Añadidle a a esto, que cada cierto tiempo aparecen unas cartas de Epidemia, que ponen las cosas aún más contagiosas y feas del todo. Otro de los límites del juego

**COFF** **COFF** **COFF**
Ostras, estoy pillando algo gordo, lo siento crecer dentro de mí....

¿Y los jugadores que hacen a todo esto?
Pues limpiar el mapa de cubitos y encontrar curas. Lo primero se hace viajando de un sitio del mapa a otro mediante las cartas de jugador, que indican una ciudad y un color. ambos datos, solos dos, sumamente importantes... la ciudad limita o permite nuestro movimiento. Hay otras manera de moverse pero lo más rápido es por cartas. Cuatro acciones, cuatro tiene un jugador en su turno. Estando en un ciudad con cubitos y por una acción se retira un cubito, lo cual es... es....

...bueno, muy bueno (uiiixs, por poco)

*coff** acs!!

Para encontrar la cura un jugador debe poseer y jugar cinco cartas de un mismo color en un centro de investigación, que los jugadores procuran de construir en puntos estrategicos del mapa con una de sus acciones. Pero claro no solo robando del mazo de cartas de jugador se pueden conseguir, el tiempo apremia y el juego no perdona, por lo que el intercambio de cartas de color entre los jugadores es la forma más efectiva de hacerse con ellas. Por supuesto no penséis que esto es moco de...**CoFF!!** sniiirrrrfff!!** de pavo. La cosa es complicadita y es una de las migas del juego, saber coordinar los movimiento de nuestra ficha por el tablero para encontrase con la ficha de otro jugador en un punto determinado se vuelve casi una juego de ajedrez. Debes de anticipar los movimientos como dos turnos por delante, siempre que el juego, con sus agradables sorpresas no de al traste con el plan.

A puntito, a puntito de curarle el cu*****

La manera de ganar es tan sencilla como encontrar la cura a las cuatro enfermadades. Lo cual ya os digo que no es para nada trivial. Decir que además el juego puede nivelarse, poniendo a gusto de cada cual las cosas fáciles (juasjuas, fá**Coff**cil, dicen) o chungas de verdad de la buena.

Por supuesto además de esto cada jugador es un especialista en un su campo, y de vez en cuando aparece alguna carta de gran ayuda para los jugadores. Veanse helicopteros, Una noche tranquila, etc... etc... et*coff*

Total, lo dicho antes, para mi uno de los mejores juegos de este año y muy fresco...a falta de que me coma estas palabras como encuentre otro juego colaborativo mejor anterior a este. A todo no puedo jugar titus.

Ahora me voy a la cama... debo estar incubando algo, me duele los ganglios y se me nubla la vista..***Coff, coff, coff*** ¿los ornitorrincos verdes no vuelan verdad?....

Dos reseñas seguidas en dos días, cierto, estoy enfermo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada