14 junio 2010

Die Aufsteiger. Sube, sube que te pillan.

Mira que hace tiempo que conozco este juego, tuve la fortuna de probarlo cuando era un prototipo casi acabado (yo diría que no ha cambiado nada) de manos del señor Zoch, y hace tiempo que esta a la venta, exclusivamente vía web, y me asombro de no haber hablado todavía de "Die Aufsteiger" o más fácil todavía Los escaladores. Y con esto ya os vais haciendo una idea de que va el juego.

La señora caja

Creado por Holger Lanz y editado por Chili Spiele, es un juego de esos que fascinan, por su aparente simplicidad y por su vistoso aspecto. Y cuando lo tienes en las manos por si increíble peso. Y es que hay que tener en cuenta que el juego se compone casi exclusivamente por bloques de madera, todos metidos en lo que puede pasar por una caja de zapatos reforzada para aguantar el peso.

Die Aufsteiger es un juego que se puede jugar en 45 minutos, aunque todo depende de la velocidad de los jugadores y de como de intensa sea esta. Y por 2 a 5 jugadores, que tal y como pasa con Bausak (ahora llamado Bandu) acabaran jugando de pie alrededor de la mesa. Y como su nombre indica va de escalar (su nombre digo, que coñon que soy), todos los jugadores va moviendo su peón cada vez más arriba en la estructura que se va formando y cambiando conforme se juega, ganará aquel que este más arriba cuando ya no se pueda mover ningún bloque de madera más. Cada jugador además de esforzado peón, tiene la ayuda de dos escaleras, una corta y otra larga que solo podrá utilizar una vez cada una, y una ficha para bloquear el uso de un bloque por otro jugador.

piezas del jugador
Tu peón, su equipo de escalada y su reto.

Y es tan simple como mover tu peón hacía arriba por las caras de propio color o grises, mover un bloque según las reglas, y si delante de tu peón se ha formado otro camino de su color, volver a subir.

¿simple verdad? Pues sí y no.

Siempre he creído y así se me ha confirmado muchas veces, que las reglas más sencillas son las que a la larga dan más profundidad y posibilidades a un juego. Por supuesto, no me refiero por reglas sencillas a reglas tontas, nada más lejos de mis palabras. Detrás tiene que existir una buena idea, una idea diría elegante, y Die Aufsteiger la tiene. Algo tan sencillo de explicar lleva a una alta estrategia a la hora de jugar, puede pasar por un juego de habilidad, pero no lo es. Es un juego abstracto disfrazado de simpático corderillo en caja.

Son varias las cualidades que se pueden apreciar en este juego, explicar las reglas no te lleva más de cinco minutos, puedes explicarlas en todo detalle y no aburrirás a nadie. Cualquiera se siente atraído por los bloques de colores, quiere tenerlos en sus manos y moverlos, intrigados por saber exactamente que se hace con ellos, ya se sabe que la curiosidad mató al gato, e hizo jugar a la suegra. Y por último son de esos juegos que terminas de jugarlos y quieres hacer otra partida.

Otra cualidad que tiene es que se puede jugar sin sillas. Hasta la fecha no he visto a nadie que no acabe el juego de pie y dando vueltas alrededor de la mesa, buscando la mejor jugada. Si veis alguien sentado al final, tened por seguro que es porque ha perdido. O la mejor, porque no le ha gustado el juego (que todo puede ser)

componentes
Todo eso va dentro del juego... bueno, menos el meeple

Pero como no solo de cosas buenas vive el hombre, también hay cosas "malas" en esto. Dicen los entendidos, los acérrimos jugadores que existe cierta descompensación respecto a color gris que actúa de comodín. Bueno, el juego es divertido igual y no creo que vayan a celebrarse campeonatos mundiales. La gente se lo pasa muy bien jugando y tienen ganas de más. Y aquí viene lo siguiente.

Die Aufsteiger solo se puede conseguir mediante la propia página de la editorial, Chili Spiele. Y su coste de transporte es un poco elevado. Lo mejor es reunir unas cuantas personas interesadas y repartir el coste, y es una lástima que no haya una mínima distribución, ya que es un juego que triunfa por donde va y a buen seguro sus ventas serían muy buenas si estuviese más a mano.

Aún con todo, no dejéis la oportunidad de probar este fantástico juego. Es una pequeña joya.

Y me callo ya que no me llevo comisión por todo esto.

2 comentarios:

  1. son-in-law9:26 a. m.

    Gracias por ese sutil enlace, Bascu..., de hecho es uno de los que tengo a puntito para jugar con Milagros ;)

    ResponderEliminar
  2. Juas, una tontá al fin y al cabo, se me vino la frase así y pensé, que cojones! esto merece un enlace

    ResponderEliminar